Bosque de los Voluntarios

Nacido en 2009 de la acción desinteresada de ciudadanos y empresas, el Bosque de los Voluntarios cuenta con más de 4.000 ejemplares de árboles y arbustos propios de nuestro clima (encina, coscoja, pino, romero, tomillo, taray, etc.) favoreciendo con ellos, la aparición y asentamiento del bosque mediterráneo.

 

Gracias a la colaboración con las administraciones públicas (Ayto. Alcalá de Henares y Comunidad de Madrid) y la implicación de empresas, entidades sociales y particulares, el Bosque del Voluntario es un escenario perfecto para el desarrollo de actuaciones ambientales, combinando la recuperación de un entorno degradado con  labores de sensibilización ambiental y social.

 

Desde 2009 han participado más de 2500 voluntarios de empresas como Indra, Yves Rocher, DHL, Bayer, Schindler, o entidades como la Fundación Telefónica, la Fundación Adecco, la Fundación Ransdtad, Fundación Aldaba, usuarios de Centros Ocupaciolaes de la Comunidad de Madrid o ADISLI y por supuesto ciudadanos voluntarios del Programa de Voluntariado Ambiental de Alcalá de Henares.

 

Pero aún queda mucho por hacer, ¿quieres ayudarnos? Contacta con nosotros

 

Localizado en el Monte de Utilidad Pública n 180 "Los Cerros" (Alcalá de henares), el Bosque de los Voluntarios  cuenta con una superficie de actuación de unas 5.5 ha, donde se combinan labores de reforestación y semillaje mediante el uso de especies autóctonas.

 

Actuálmente se pueden identificar 5 zonas de actuación con diverso grado de madurez y porcentáje de éxito, siendo la zona I y zona III las que presentan un mejor grado de desarrollo. Las zonas seleccionadas se corresponden con áreas muy degradadas o antiguos vertederos clausurados, con importante riesgo de erosión y difícil capacidad de autoregeneración.

 

Las principales especies arbóreas utilizadas para la recuperación del ecosistema son la encina (Quercus ilex), como elemento clave del bosque Mediterráne, el pino negro (Pinus nigra) debido a su capacidad de rápido crecimiento, la coscoja (Quercus coccifera) y el taray (Tamarix gallica) combinados con especies de porte arbustivo como la aliaga (Genista scorpius), la retama (Retama sphaerocarpa), el espantalóbos (Colutea arborescens), el romero (Rosmarinus officinalis) o el tomillo (Thymus vulgaris).